Nas Galegas… Tamén #HaiMarea!

Roberto Carro Vázquez. 24 anos, biotecnólogo, neurocientífico e membro de EQUO. Candidato ás Primarias de “En Marea” para o Parlamento Galego (provincia da Coruña) na lista “Onda Verde”

O 25S é a data marcada por Alberto Núñez-Feijóo para a nova convocatoria de Eleccións. Tralas Europeas, as Municipais e as dúas Xerais, chegan unhas Eleccións Autonómicas cos galegos cansos de non poucas votacións e de egos de partidos, anhelando humildade, ilusión e unidade. Moitos galegos desexan unha alternativa, traballo en común, en igualdade de condicións, en positivo e coa proposta por bandeira é clave. Isto é o que debe facer “En Marea”, a candidatura pola que aposto e que se está a conformar.

constituinte.jpg

Non axuda por tanto ver unha esquerda que fale demasiado de listas, unha esquerda que non sexa capaz de porse de acordo. Debemos atopar novos puntos de encontro para traballar en común durante o mes e medio que resta ata a convocatoria electoral, e atopar as vías axeitadas para continuar facéndoo despois, esperemos, dende o Goberno, sendo alternativa e deixando a Feijóo nesa oposición que xa dixo que non vai liderar. Deamos importancia a aquelo que o ten: o programa, que debe pór no centro das políticas ás persoas e ao medio ambiente. É dicir, facer o que o Goberno actual de Feijóo non fixo.

Facendo unha síntese das políticas de Feijóo, temos…

¿Isto é o que precisamos? Non, non e outra vez non. Necesitamos un Goberno atrevido, cuxos argumentos para optar á presidencia da Xunta non se fundamenten nas vergoñas dos demais, senón no que se pode aportar para mellorar a vida da xente: algunhas cousas moi complicadas, outras máis sinxelas. Por citar algúns exemplos, cómpre tratar profundamente problemáticas como a despoboación rural, a situación do sector primario, e o exilio da xuventude que non atopa oportunidades (así como fomentar a participación da xuventude no seu entorno), pór máis recursos na loita contra a violencia machista e a LGTBfobia, impulsar unha Lei autonómica efectiva de loita contra o Cambio Climático, ser insubmisos ante a política enerxética suicida e sucia do Goberno Central, fomentar a utilización do Galego, traballar por unha educación e sanidade públicas de calidade, apostar decididamente pola I+D… En definitiva, hai que darlle unha volta a Galicia.

Para iso cómpre un compromiso, que persoas que son coñecedoras da urxencia dun cambio na Xunta dean un paso adiante. Eu saco o pé da miña zona de confort, e serei candidato ás primarias de “En Marea” para o Parlamento Galego pola provincia da Coruña na lista “Onda Verde Coruña”, sempre como apoio de grandes persoas que saben que na confluencia, no traballo cooperativo e sobre todo na ecoloxía política están os principais valores políticos do século XXI, tamén na nosa rexión. No seguinte enlace podedes ver todas as candidaturas.

Asimesmo, permítome sinalar ao que considero o candidato máis axeitado para liderar a Xunta de Galicia, o exmaxistrado do TSXG, Luis Villares, que deberá ser ratificado como cabeza de lista de “En Marea” polas bases. Aquí podedes coñecelo un pouquiño máis.

Sabemos que en calquera convocatoria electoral nos xogamos moito, e este caso non é unha excepción. Polo tanto, debemos decidir se queremos unha Galicia cómplice e submisa, austericida e temeraria, que fai augas, que non evoluciona… ou unha Galicia participada, de todas e todos, que escoite e traballe. Depende de nós ser unha candidatura humilde, seria e responsable que ilusione ás galegas e galegos. Depende de nós que se nos vexa como unha alternativa real, porque o somos.

Polo tanto, #HaiMarea ou non? Eu creo que si, que si se pode, e convídote a apostar pola Onda Verde da Marea!

keep-calm-que-hai-marea.png

 

 

Anuncios

Europa, muy y mucho vergonzosa

Emulando a Mariano Rajoy empiezo esta pequeña reflexión sobre la política crápula y bochornosa que la Unión Europea está aplicando para quitarse de encima a los refugiados a cualquier coste. De ella son cómplices Mariano Rajoy y su partido, que han vendido a su país trasladando a Europa una postura que no representa la de la mayoría, actuando como tiranos y marionetas de los intereses electorales de Merkel, la cual ve como los extremistas de derechas se le suben a las barbas en una deriva irracional que trae consigo un tufillo a ciertas épocas más oscuras para el país alemán.

Nuestro apreciado presidente, después de prometer (tras muchas presiones) acoger a 17680 refugiados, redujo rápidamente esta cifra a 450. Y no nos olvidemos, a día de hoy son 18 las personas que han alcanzado nuestro país, un 0,001%, exactamente, mientras otros como Canadá ya han completado el proceso de acogida e integración de refugiados (que sí, que aunque los llamemos refugiados son personas) en 3 meses. Una vez más, es cuestión de voluntad, la que le falta a Rajoy. La que no quiere tener.

equo

La historia nos juzgará, desde nuestra falta de memoria (hace no tanto eran nuestras abuelas, padres, etc. quienes se veían forzados a huir) a nuestra falta de empatía por no entender los porqués de la huida de estas y muchas otras personas: guerras, pobreza, destrucción, cambio climático… Del caos, por resumir.

Hoy, la incapacidad de Europa de comprender los propios valores para los que fue creada es alarmante; su diccionario ha borrado las palabras solidaridad y cooperación, y ha decidido pagar a un régimen (el turco) que no garantiza ni la seguridad, salud o integridad de las y los refugiados para que haga el trabajo sucio, mientras mira hacia otro lado, esperando a que pase el chaparrón, tratando de autojustificarse sin conseguirlo. Parece que ya ni las mil imágenes desoladoras que cada día llegan de Lesbos son capaces de conmover al espacio europeo, que hoy cubre una de las páginas más negras de su reciente historia.

El destino de los refugiados, de los cuales la mitad son niñas y niños, es una incógnita: las mafias y el fondo del mar están entre las posibilidades; lo que a muchos ya parece natural a mí me sigue dando escalofríos. Aquellos más afortunados lograrán su ansiado objetivo a cambio “solamente” de una experiencia traumática e inhumana, muy difícil de superar. Mientras Los Verdes y la Izquierda Europea (en la voz de eurodiputados como Ska Keller, Ernest Urtasun o Marina Albiol, entre otros) preguntan y repreguntan cómo esto se consiente, cómo se puede dormir por las noches haciendo esto… y son testigos en directo de las aberraciones contra los Derechos Humanos que se están cometiendo, a aquéllos que lo han consentido no se les espera. ¿Existe algún remordimiento por su parte? ¿Realmente consideran que esto es una solución humana? Las posibles respuestas asustan.

Deportación de personas en situación de desamparo absoluto. Expulsión de voluntarios que quieren ayudar. Personas tratadas como mercancías. Impotencia, rabia, dolor y muchas fotografías de niñas y niños que sufren, entre la suciedad, la insolidaridad y la falta de humanidad. ¿Cómo hablaremos de los valores de Europa después de esto? ¿Se nos olvidará esto también a las y los europeos?

El acuerdo entró en vigor ayer. Me da miedo lo que queda por venir.

Los grandes olvidados del debate

Ayer tuvo lugar un debate histórico en nuestro país por varias razones: el formato, la presencia de más de 2 candidatos (aunque debieran haber sido más, a Garzón y a Herzog también los han olvidado) y la excelente acogida entre el público, ya que 9,2 millones de personas demostraron que sí les interesa lo que las y los políticos tienen que decirles, aunque a Rajoy no le interese contárselo. Es lógico, dado que muchas cosas dependen de quien gobierne, y es un éxito que los muros invisibles que dividían a la ciudadanía de la “clase política” empiecen a ser un mal recuerdo. No podemos ni debemos permitirnos vivir alejados del ámbito político.

ap

Hemos escuchado las opiniones de los líderes políticos en muchos temas: combatir el terrorismo y Estado Islámico, educación (con pocas propuestas), violencia machista (lo cual me sorprendió positivamente)… Y, como no podía ser menos, muchos reproches y una oda a la mochila de los partidos que se presentan, entendiendo la importancia de no perder la memoria a la hora de votar. Sin embargo, y tras varios debates, hay varios temas que a pesar de ser tremendamente importantes jamás han salido a colación, otra oportunidad de oro perdida para que salten a la agenda política.

Hablemos en primer lugar de medio ambiente. Nada se ha dicho sobre cambio climático y sus efectos nocivos en la salud de las personas, en el sector primario, en los movimientos migratorios (ya es la principal causa)… Nada se ha hablado tampoco sobre nuestro litoral, sobre la importancia de anular la desastrosa ley de Montes que permite recalificar sobre terreno quemado, sobre movilidad sostenible, contaminación o gestión de residuos. ¿Y qué opináis sobre las exiguas menciones a un nuevo modelo energético? Pablo Iglesias mencionó una transición energética como una de las principales fuentes de nuevo empleo, lo cual es un gran punto a su favor, pero no dejó de ser una frase camuflada entre las muchas del debate. La importancia de las renovables sobre otras fuentes de energía contaminantes, la eficiencia energética, la relocalización e incluso la lucha contra la pobreza energética han vuelto a quedarse en el tintero.

Si otra cosa ha quedado clara es que a todos les gusta la I+D. A mí también, trabajando en ciencia. Sin referirse a ella directamente, se ha hablado de evitar la fuga de cerebros y de que deben volver los exiliados (esto, desgraciadamente, es especialmente acuciante en el terreno científico e investigador). ¿Tenemos un plan para hacerlo? ¿Alguien lo ha explicado? ¿Qué se propone además de una previsible promesa de aumento de presupuesto? ¿Cómo se va a gestionar? Es muy posible que figure en varios programas (lo hace, de hecho), pero nadie se lo ha explicado directamente a la gente. Y la situación de la ciencia (más allá de “mal” o “fatal”) seguirá siendo algo que conoceremos los trabajadores del sector y ese 0,001% de la población que lee los programas. Así, la ciencia se descompone al no ser una prioridad. Sin atención política ni recursos, con un organigrama obsoleto, con una burocratización infernal campando a sus anchas por las principales entidades investigadoras públicas de nuestro país y con un futuro de un tono chapapote que apesta.

¿Y qué os parece cómo se trató el tema de la cooperación al desarrollo? ¿La participación de la juventud? ¿La educación no formal, las artes o  la cultura? ¿Las propuestas en sanidad, más allá de revertir los recortes? ¿Temática LGTB+? ¿Sector primario? ¿Justicia? ¿Bienestar animal? A mí no me importaría que participaran en otro debate en el que el público pudiera trasladar preguntas sobre estos temas, o en el que simplemente los moderadores los sacaran a colación. Dos horas son insuficientes para todo, claro que sí. Pongamos otras dos.

Es de agradecer que Ana Pastor tratara (al menos) de justificar algunas de estas grandes ausencias. Desgraciadamente, ya no vale, pues continúa trasladando la imagen de que están bien en ese segundo plano al que las hemos desterrado. Mientras, la salud del planeta no espera, la ciencia en España se muere y la falta de solidaridad como país impulsada por este Gobierno (impedimentos en la acogida de refugiados, la escasa cooperación al desarrollo, etc) es alarmante. Estamos avanzando (¡al fin!), pero da miedo que no lo hagamos con la celeridad que exige la realidad que nos rodea… O que al menos se hable de ello.

Empleo verde: una salida para la juventud y para el planeta

(Publicado originalmente en el blog Juventud Necesaria del Consejo de la Juventud de España)

Hace ya tiempo que conceptos como economía verde o ecológicaambas complementarias, aunque no sean lo mismo- no suenan a chino. La apuesta, pues, tiene que ir más allá del paradigma del desarrollo sostenible; nuestra riqueza no será tal si no va de la mano de la igualdad social, la protección de nuestro medio ambiente y, en definitiva, la viabilidad del planeta para las futuras generaciones.

¿Podremos encajar esto en una época donde el crecimiento -a cualquier precio- se alza en muchos ámbitos como el “ideal incuestionable”? ¿Podremos conseguirlo en un país como España en el que el propio presidente del Gobierno duda acerca de la realidad del cambio climático y considera la austeridad (en general) como el único camino viable a seguir? Más bien, debemos.

Hasta el momento, esta austeridad ha servido para perpetuar las consecuencias de la profundacrisis económica, social y ecológica que estamos sufriendo. Cuestiones como el clima, la diversidad biológica, la alimentación, el agua, etc., nos preocupan terriblemente, pues su viabilidad a medio-largo plazo puede comprometer el futuro de las nuevas generaciones si no cambiamos el modelo. Cualquier otra opción nos aboca a un escenario futuro de lucha por los escasos recursos y, por tanto, de desigualdad.

Así pues, ¿queremos solucionar o agravar la situación de las y los jóvenes? La economía verde es la alternativa para, por un lado, evitar que el planeta y las generaciones venideras lo paguen, y por otro lado, tal y como han demostrado diversos estudios, crear un gran número de puestos de trabajo de calidad y sostenibles; el llamado empleo verde. Parece evidente, pues, que está justificado dar un “volantazo” para reconducir el rumbo. Pero… ¿cómo lo hacemos? Esbocemos una respuesta.

¿Qué sectores incluye el empleo verde?

El empleo verde incluye sectores muy diversos, desde los más tradicionales (industrias de fabricación o construcción) a los sectores servicios (hostelería, turismo, transporte, enseñanza…), los relacionados con el sector primario (agricultura, pesca…), el sector de la energía, la alimentación o el forestal.

¿Cuáles son las ventajas?

El empleo verde, además de empleo de calidad y sostenible, significa una mejora de la calidad de vida a través de una apuesta clara por las energías renovables, la eficiencia energética tanto en el transporte como en la vivienda, el fomento del transporte público (metro, red de autobuses, bicicleta…), la agricultura sostenible (control del uso eficiente del agua, gestión de la fertilidad del suelo, etc.), la protección de los ecosistemas y de la biodiversidad y la reducción y gestión adecuada de los residuos.

Los datos no mienten. Desde el año 2000, aproximadamente 1 de cada 4 empleos en Europa se han creado en este sector. Asimismo, en informes recientes la OIT estimaba que se podrían crear más de 2 millones de puestos de trabajo en España (entre 15 y 60 millones a nivel mundial) en el sector del empleo verde siempre y cuando la voluntad política acompañase (OIT, 2012).

Concretando…

GESTIÓN DE RESIDUOS: La apuesta por nuevos modelos en la gestión de residuos que sean más respetuosos con el medio se traduce en la creación de puestos de trabajo. Por ejemplo, las políticas más exigentes en materia de residuos, como la Directiva 2012/19/UE sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, ofrecen nuevas oportunidades que se estiman en unos 400.000 puestos de trabajo adicionales (Parlamento y Consejo Europeo, 2012).  Asimismo, diversos estudios indicaban que en España podrían crearse hasta 28.000 empleos para 2016 en este sector(Sustainlabour, 2012). Sin embargo hasta el momento es cuestionable que esto haya sido así.

ENERGÍAS RENOVABLES: Según estimaciones de la OIT, las energías renovables podrían generar más de 125.000 empleos para 2020 en España aplicando las políticas adecuadas, un incremento del 81,5% en relación al año 2012, siempre y cuando un 20% de la producción de energía primaria proviniese de fuentes renovables (Sustainlabour, 2012). Desgraciadamente, las políticas recientes en materia energética no han ido por ese camino.

REHABILITACIÓN ECOENERGÉTICA Y EDIFICACIÓN SOSTENIBLE: Para entender la importancia de este punto, cabe destacar el hecho de que el sector de la construcción representa el 40% del consumo final de energía de la UE. La rehabilitación energética de los edificios a través de un mejor aislamiento, la utilización de energías renovables, la utilización de equipamientos más eficientes… podrían crear y retener aproximadamente 2 millones de empleos (Comisión Europea, 2011).

BIOECONOMÍA: La alimentación, actividades relacionadas con el sector primario, como el fomento de la agricultura ecológica o la pesca sostenible, la industria bioquímica, enzimas, biofuel… Una mejora en la eficiencia del uso de los recursos podría crear entre 1,4 y 2,8 millones de empleos en Europa (Sustainlabour, 2013).

agricultura_ecologica

INNOVACIÓN y TIC: Avances en los campos de la comunicación social, la nanotecnología o la biotecnología son fundamentales para la comprensión y aceptación de una visión alternativa de la economía.

¿Por dónde empezamos?

Una economía saludable no puede medirse únicamente por el PIB, pues éste no mide cuestiones claves para un futuro sostenible como el agotamiento del capital natural ocasionado por la producción y el consumo, las emisiones o el impacto ecológico. Por eso necesitamos políticas públicas y medidas eficaces para reconvertir nuestra economía hacia un modelo justo, limpio y sostenible.

  • Adoptar una política pública más verde a todos los niveles.
  • Respaldar con gasto público selectivo en sectores claves para reverdecerlos.
  • Hacer el empleo verde atractivo al sector privado (reformas políticas y cambios de regulación).
  • Eliminar los subsidios a empresas contaminantes y que comprendan efectos perjudiciales para el medio ambiente.
  • Establecer criterios ambientales en adquisiciones públicas.
  • Incidir en la mejora de la ejecución de las regulaciones que afectan al medio ambiente.
  • Impulsar la cooperación internacional, compartiendo experiencias exitosas de implantación de políticas y empleo verde entre distintos lugares (por ejemplo, reconversión de pueblos mineros).
  • Asegurar que existan programas de educación y formación adecuados para las nuevas generaciones y los profesionales de otras áreas en declive que se incorporen al sector verde, así como fomentar su contratación.

Y… ¿cómo contribuye el empleo verde a combatir el paro juvenil?

La situación de la juventud en la actualidad es alarmante. Con la amenaza de la “generación perdida” en la espalda, los datos son contundentes: el paro juvenil ronda el 50%, miles de jóvenes ha tenido que emigrar forzosamente, trabajo precario y temporal se sitúa en un porcentaje superior al 90%, apenas 1 de cada 5 jóvenes puede emanciparse…

Con este panorama, el empleo verde surge como una alternativa beneficiosa para las y los jóvenes, pues a la creación de numerosos puestos de trabajo, se suma el valor añadido de cubrir funciones que apuestan por dignificar y facilitar su futuro y el del planeta, un binomio indivisible.

Por otro lado, varias de estas alternativas exigen una formación reciente y actualizada por las que las y los jóvenes pueden optar en el desarrollo de su futuro profesional con mayor facilidad.

Un ejemplo de cómo fomentar el empleo basado en una economía verde entre la juventud es el llevado a cabo por la Obra Social “la Caixa”, el SOC (Servicio de Ocupación de Cataluña) y el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, colaborando en la identificación de modelos innovadores que aprovechen las oportunidades que ofrece la economía verde.

Así pues, parece tan obvio como deseable que la relación entre el empleo verde y el empleo juvenil sea cada vez más estrecha con el paso de los años. El futuro, además de incierto, será verde o no será.


Roberto Carro – Biotecnólogo y neurocientífico. Representante Red Equo Joven

Referencias

1 – Comisión Europea (2011). SEC (2011) 779: Evaluación de impacto efectuada con respecto a la Directiva relativa a la eficiencia energética.

2 – OIT (2012). Hacia el desarrollo sostenible. Oportunidades de trabajo decente e inclusión social en una economía verde.

3 – Parlamento y Consejo Europeo (2012). Directiva 2012/19/UE de 4 de julio de 2012 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

4 – Sustainlabour (2012). Empleos verdes para el desarrollo sostenible. El caso Español. En colaboración con la Fundación Biodiversidad.

5 – Sustainlabour (2013). Empleos verdes y marco político relacionado. Una visión global de la Unión Europea.

Para saber más…

Juventud… ¿divino tesoro?

La juventud es esa época que nos recomiendan que exprimamos al máximo. A la que todo el mundo desea volver, o que tanto se teme dejar atrás. Sin embargo, ¿qué significa ser joven en España hoy en día? Significa, además de las presumibles ventajas, entregarse a un futuro completamente incierto, donde la escasez o incluso ausencia de oportunidades para el desarrollo personal y profesional está a la orden del día. ¿Así pues, querrías asumir el riesgo de ser joven de nuevo en nuestro país?

FotoArtículoEQUOJuventud

Hoy, 12 de agosto de 2015 y Día Internacional de la Juventud, denunciamos que los jóvenes vivimos una situación terriblemente complicada que no importa al Gobierno español, el cual ignora una y otra vez nuestras peticiones hasta el punto de que nos llegue a “doler la juventud”. ¿Es desmesurado pedir que se busquen soluciones para ese joven de cada tres que vive bajo el umbral de la pobreza? ¿Es acaso extraño pedir que se escuche a ese 49,2% de jóvenes en paro, o a todos los que ya han emigrado forzosamente y no figuran en esa cifra?

Tratamos de arrojar luz a nuestro futuro, un futuro que, con los datos delante, se torna muy negro. Además de la pobreza y el paro, solamente uno de cada cinco jóvenes logra emanciparse, un 93% de los contratos son temporales, la diferencia de salario entre un joven y un trabajador adulto que realizan la misma labor puede alcanzar el 40%… Así lo denuncian diversos sindicatos y entidades, entre ellas el Consejo de la Juventud de España, que lo manifiesta hoy en las redes sociales con el hashtag #MeQuema, al que la Red EQUO Joven ya se ha sumado.

Y es que además, las medidas aplicadas por el Gobierno son escasas e ineficientes. Mala aplicación del Plan de Garantía Juvenil, que alcanza a muy pocos jóvenes y debería extenderse hasta los 29 años, ridículas ayudas al alquiler tras eliminar la renta básica de emancipación, ausencia del Ejecutivo de las Cumbres de Empleo Juvenil…

Asimismo, hay un dato que se recoge en todos los informes y que es ignorado una y otra vez: el paro es menor cuanta mayor es la formación de las y los jóvenes. Por ello, y como denunciamos hoy desde Red EQUO Joven, declaraciones como las del actual Ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo aludiendo a que nadie en nuestro país deja de estudiar por una cuestión económica, cuando en realidad se han cifrado en 70000 los abandonos de las aulas en el nivel Universitario por esta razón, no hacen sino evidenciar la nula visión de la realidad y las escasa voluntad del Gobierno para dar solución a nuestros problemas.

Pero la denuncia y la crítica no son lo mismo sin propuestas que las complementen. Por ello, es necesario aportar unas claves que se podrían adoptar para enfrentar el problema del paro juvenil, comenzando por un plan de empleo que dinamice, potencie y promueva sectores estratégicos como los cuidados, el empleo verde o la revitalización del sector primario y del mundo rural. Asimismo, destacamos el necesario incremento de la inversión en educación e I+D+i civil, la ampliación del programa de garantía juvenil o la promoción y reconocimiento de la educación no formal como elemento clave de la empleabilidad.

Es importante que las y los jóvenes seamos parte activa de la sociedad y que, al mismo tiempo que trabajamos por nuestras metas, nos preocupemos por conocer la realidad a nuestro alrededor y tratemos de mejorarla, evitando caer en el error de vivir en una burbuja aislada, demostrando que la cooperación puede ser más fuerte que la competitividad y que esto puede desencadenar una auténtica revolución. Y es que “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”, como dijo Salvador Allende. Que nadie diga que no hicimos todo cuanto pudimos.

Roberto Carro – Red EQUO Joven

El verde, del corazón y la razón al ayuntamiento

El #24M será recordado por todas y cada una de las personas que ansiábamos un cambio real. En mi caso, y aunque quizá no sea lo que a muchos les viene a la cabeza en primer lugar, me hallo enormemente feliz ante el pequeño gran paso que la ecología política ha dado para convertirse en una alternativa fuerte y de futuro en España.

equo

Aludían que éramos extraparlamentarios, pequeños, marginales e incluso inservibles. Nos han metido (cuando tienen la deferencia de acordarse de nosotras) en el saco del comunismo bolivariano, del ultraizquierdismo, de oponernos al progreso y la democracia… Y lo mismo han hecho con muchas de las candidaturas de unidad popular que hemos ayudado a construir, muchas veces ocupando un lugar clave. La experiencia democrática previa y el modelo de partido que EQUO ha creado y aportado a la confluencia han marcado la diferencia. Ser pocos y menos visibles no nos detuvo, y la voluntad triunfó sobre los obstáculos.

Dejando a un lado los “pequeños” roces que surgen en toda relación de confluencia, el proceso ha resultado ser un éxito para la ciudadanía organizada, para el planeta y también para EQUO, por nuestra clara apuesta por esta vía que se ha mostrado como la más efectiva. Que las personas y el planeta tengan una oportunidad de ocupar el centro de las políticas en algunos ayuntamientos, o al menos de tener una voz dentro de ellos, no tiene precio.

Lo que viene ahora es muy difícil, supinamente complicado, tremendamente arduo: se trata de gobernar o hacer oposición desde dentro de las instituciones sin defraudar a una ciudadanía que quiere y realmente merece resultados. Sin embargo, el hecho de contar con gente decente de EQUO en tantas candidaturas me da mucha confianza, cual pequeñas hormigas capaces de levantar más de 50 veces su propio peso.

Tenemos la oportunidad de dar ejemplo, de hacer de dominio público aquello que para nosotros ya es evidente: que el verde es salud, empleo, alimentación saludable, energía limpia y muchas cosas más, y que las candidaturas de unidad popular llevan el verde en su ADN y, lo que es más importante, en su programa. Esto es, justicia social y ambiental. Es la ocasión de deslumbrar a una ciudadanía desconfiada (no sin motivos) que solo ha cometido la insensatez de desear vivir dignamente (¿hay que ver, eh?) ¡Vamos a por ello!

El pegamento verde de la confluencia

La hoy día tan famosa confluencia ha sido posible por la voluntad política de diversos actores. Cabe destacar que la constante en estos procesos ha sido la presencia de EQUO siempre que el partido verde contaba con grupo local. Suya ha sido la aportación de la ecología política a los programas y de la actitud de construcción y generosidad a los diversos procesos.

La Alternativa Verde
La alternativa verde, el pegamento de la confluencia

“Confluencia” está a un paso de convertirse, si es que no lo ha hecho ya, en la palabra más repetida entre los grupos políticos de izquierdas en lo que llevamos de 2015. EQUO, Izquierda Unida, Por un Mundo más Justo, Partido Pirata, Podemos… Son muchos los grupos que al menos en algunas ciudades y municipios se han sumado a candidaturas ciudadanas, con todo lo que ello conlleva. Y es que no todo el mundo está dispuesto a dejar el orgullo y la marca en un segundo plano a cambio de formar una alternativa suficientemente potente que no se vea tan lastrada por la injusta Ley Electoral con la que convivimos de cara a este #24M. Evidentemente, no todo es aceptable, y existen diferencias entre los distintos partidos, pero ha quedado patente que la voluntad política permite un entendimiento sin que los partidos tengan por qué traicionar sus ideas y convicciones. Cabe decir que es un gran mérito que algunas candidaturas hayan llegado a buen puerto, tras diversos intentos de sabotaje, exasperantes aires de prepotencia desde ciertos sectores, tejemanejes con la marca y ciertas actitudes un tanto vergonzantes. Estos problemas, focalizados en los dos partidos con más presencia en los medios e intención de voto de la izquierda (me disculpará el PSOE el no incluirlo en la consideración de “izquierda”), no han hecho sino lastrar la voluntad de sus propios compañeros y compañeras de conseguir cambiar las cosas a nivel local, donde el contacto de los partidos con la ciudadanía se vuelve más íntimo y necesario.

¿Quiere decir esto que EQUO ha sido perfecto en todos y cada uno de los lugares y momentos? No, por supuesto. Esta forma de abordar la situación política es nueva, y es inevitable cometer errores. Sin embargo, sí merece la pena destacar la coherencia de la que EQUO ha hecho gala. El planteamiento ha sido claro y unánime. En todos y cada uno de los territorios donde EQUO tiene presencia se ha tendido la mano a las llamadas “fuerzas del cambio”, y en todos se ha intentado dar la vuelta a la tortilla rancia del bipartidismo. Emulando a Julio Anguita y su “programa, programa, programa”, yo diría aquí “voluntad, voluntad, voluntad”. Y así EQUO se ha convertido en el pegamento verde que ha mantenido unidas tantas y tantas candidaturas de unidad popular. ¿Todas? No. ¿Ha sido mérito únicamente suyo? Ni mucho menos. ¿Han sido ejemplares en todas y cada una de las confluencias? Lo han intentado, con un elevado porcentaje de éxito.

#EquoVA

Hay una cosa que los y las militantes de EQUO pueden tener bien claro, y es que han conseguido que muchos programas electorales hablen de ecología política, sostenibilidad y democracia radical. En algunas candidaturas tan destacadas como “Barcelona en Común”, abanderada por Ada Colau, EQUO no presenta candidatos propios, pero su esencia y ejes programáticos son claves del programa de emergencia que estas confluencias aplicarán si alcanzan el Gobierno. Voluntad y propuestas (una vez más) sobre el interés electoral. Algunas, sin duda, alcanzarán la batuta de directores. Otras serán referentes en la oposición. Lo más importante es continuar el trabajo comenzado, que el día de las elecciones, ese #24M de ilusión y esperanza, no acabe todo. Seguir construyendo es fundamental, tender puentes y lazos.

En conclusión, se aproximan unas Elecciones Generales que definirán la dirección de nuestro país, y exista o no una confluencia en la que #LaAlternativaVerde de EQUO participe, esta formación se ha mostrado como un proyecto político maduro cuya imagen e ideas son sólidas, fuertes y, sobre todo, esenciales y aplicables a largo plazo. Una alternativa con todas las letras.

Desmontando el sistema universitario (otra vez)

El ministro Wert nos deleita a los estudiantes con una reforma del Sistema Universitario que aleja de los estudios a muchos jóvenes, sin consenso en la comunidad universitaria y a aplicar en un plazo de tiempo que imposibilita una adopción decente de dicha “pseudorreforma”.

Los estudiantes estamos de enhorabuena. Como la aplicación de Bolonia no estuvo llena de dificultades y de lo que podríamos llamar “la libre interpretación” o “interpretación conveniente” de sus principios y preceptos, nos encontramos en menos de 5 años con una nueva reforma que pondrá el sistema universitario patas arriba. Así, se propone que las Universidades que lo deseen puedan adoptar a partir de Septiembre la impartición de grados de 3 años en vez de 4 (que supondrían una formación más general), alargando la vida del máster hasta los 2 años (suponiendo una formación más específica). ¿Qué argumentos se esgrimen a favor? ¿Saldremos beneficiados los estudiantes? Pasemos a analizarlo.

  1. Caminamos hacia una educación para… ricos? El sistema 3+2 será más caro para el estudiante. Los másteres de un año oscilan entre los 2700 y los 7000 euros, un precio muy superior al del grado. Al afrontar el pago de un máster de 2 años se incrementa a un rango entre los 5400 y los 14000 euros, máster necesario para adquirir una educación lo suficientemente especializada que dé el acceso a muchos puestos de trabajo. ¿Es esto bueno para el estudiante? No lo parece.

  2. ¿Qué opina la comunidad educativa? Este Real Decreto cuenta con el rechazo de buena parte de la comunidad educativa, la cual no sólo duda de los motivos de la aplicación de esta medida, sino que ha manifestado a viva voz que su aplicación a partir de septiembre de este año es “precipitada y de todo menos beneficiosa”.

  3. ¿Y el plan Bolonia? No existen todavía datos para evaluar la idoneidad de este programa. ¿Ha beneficiado a los alumnos? ¿No? ¿Da igual? Además, los estudiantes de este plan corremos el riesgo de quedarnos en una situación de vacío, un pequeño agujero negro en la evolución de la educación en España, gracias a los constantes vaivenes educativos impulsados por los gobiernos de turno.

  4. ¿Lo aplicarán las universidades? Las universidades podrán implantar estas modificaciones si quieren y cuando quieran. Algunas se han manifestado proclives de cara a la aplicación de la educación 3+2. Otras, radicalmente en contra. ¿Qué divertidas situaciones puede traer esto? Por ejemplo, que un mismo grado dure distinto número de años en distintas universidades. Vamos, traerá un desbarajuste, una desorganización y un espectáculo grotesco y sin precedentes. Por no hablar de que afectará imprevisiblemente a los estudiantes que están cursando a día de hoy un grado y de que entra en juego que el hecho de que ciertos grados (muchos de ellos recién creados), al tratarse a partir de este momento de una formación básica y general , carezcan de sentido.

  5. ¿Y de cara al exterior? Pasaríamos a tener un sistema universitario de estructura similar a la de muchos otros países de la Unión Europea. Ésta es la principal razón que exime el señor Wert para la reforma, eso sí, sin acompañarla de una rebaja del precio de máster. Ahora bien, los recortes en las becas siempre nos acompañan, eso no puede faltar. Precios desorbitados, menor número de ayudas, menor calidad de la enseñanza… pero los estudiantes debemos sonreír. Y estar calladitos, que no entendemos la austeridad, que es buena y maravillosa, y gracias a ella tendremos un futuro. En el exilio, eso sí, lo que ellos llaman “movilidad”. Que no hay fuga de cerebros, que ya se han fugado los de todos los Ministros.

¿Y cómo puede afectar a las Universidades y a su personal docente? ¿Y a quién se le ocurre ignorar las recomendaciones de expertos, no contar con los alumnos e imposibilitar en muchos casos el acceso a la educación? Pues a los mismos que dicen que no reciben dinero negro (pero sí), que no tienen cuentas en Suiza o Andorra (pero sí), que fomentan el expolio de lo público y el odio, que permiten que nos coma la contaminación, que no se molestan en acudir a las cumbres de educación, que se resisten a permitir la participación de la ciudadanía en cuestiones políticas, que destrozan esperanzas, sueños e ilusiones, que hunden a los autónomos, que permiten que la gente muera de Hepatitis C o que se pavonean de sus patéticos “logros” ante las cámaras.

Volviendo al tema, que uno se pierde entre tanto piropo, ¿sistema universitario 3+2 o 4+1?. Yo me quedo con aquél que tenga precios cabales y adaptados a la situación que vivimos, respeto por la comunidad universitaria, una organización adecuada y realizada con un tiempo prudencial y que busque el beneficio de los estudiantes como principal objetivo. Si además nos vale para estar mejor integrados en el Espacio de Educación Europeo, mejor, pero sin olvidar que más allá de las cifras están las personas y el futuro de toda una generación.